lunes, 23 de mayo de 2016

Cariño, no es tu culpa

Gawd.  Si hay algo que pido en esta etapa de mi vida es: constancia. ¡Constancia aunque sea con una sola cosita como este blog mediocre! En fin, ¿cómo están? ¿Cómo les trata la vida? Ah, ¿qué cómo estoy yo? Bueno yo ando  bombis. Me dio culebrilla, lo que ha sido un duro golpe más que para mi salud para mi ego ya que soy una vanidosa de mierda y me atacó justo en la cara, pero aparte de eso estoy bien. ¡Y sí, la culebrilla les puede dar a los niños y jóvenes! Ya paren con que no es posible, aunque sospecho que mi personalidad de anciana de ochenta ya se está transmutando en dolencias físicas palpables. Anyway, tengo mucho tiempo en mis manos ahora, lo que realmente significa que estoy ignorando una pila de responsabilidades y prioridades para escribir esto, porque ya saben… I’m a shitty 20 something, you guys! 

Así que dejando un poco mi lloripari de lado, hoy vengo con un tema con el que creo una que otra chica podrá identificarse. Verán, en mi  Face  tengo muchas nenas, y les llamo nenas de cariño porque en mi mente somos  besties  en este instante así que solo sígueme, retomando, nenas que son puros dieces. Lo que se traduce a mujeres preparadas, inteligentes, trabajadoras, con un sentido del humor decente (evaluando por su elección de memes y status) y atractivas, no solo por sus  selfies. A veces las veo dándole  share a esos artículos de Thought Catalog  (me sorprende que haya quienes aún leen ese sitio, así como me sorprendería que alguien me leyese ahora lol) o de  Artparasites, que tratan en general sobre como es más sencillo encontrar un vello púbico cubierto en oro, valorado en $15,000 (no sé cuánto valdría porque no soy Mr. Cash, okey?) en tu orden de  chicken  McNuggets  que una relación seria, sana y normal dentro de la cultura del  Hookup  de hoy día. Las chicas aun quieren romance, quieren la estabilidad y quieren a alguien que más allá de un “Hey, ¿estás despierta?” a las 2:00 a.m. por  Güasap, ponga algo de esfuerzo. Like, esfuerzo de verdad, ya know?

La cínica en mí desde hace mucho ha dicho “meh, mejor paso” en esos menesteres del  amors  porque francamente creo que enamorarse a los veinte y tantos actualmente, debido a como gira el mundo y eso, es una odisea de la cual se obtiene muy poco a cambio de demasiado trabajo y mala retribución. O puede que no me enchule porque soy una gélida mujer acuariana. Ahora bien, no culpo a las muchachas que, coño, ¡quieren enamorarse! No. No quieren a un   fuckboy con promesas de “eres la única chica con la que hablo/salgo”, si no a un tipo que tal vez en mundo paralelo pueda acompañarla a compartir acción de gracias y ser la respuesta (mejor dicho el tapaboca) a la clásica preguntita: “¿tan linda y aún sin novio?” Que siempre te hacen tus tíos, tus primos, los vecinos, tú mientras te duchas y lloras escuchando a Adele etc. 

Ahora pasemos al siguiente escenario: ¡Llega un prospecto!  Todo va viento en popa hasta que ya pasado ese tiempo arbitrario en el cual puedes ir bajándole a la personalidad de enganche de date y la infatuación cede un poquito para que tantees más allá de que es  cute  y sabe besar. Comienzan a tocar temas sustanciales como política, desigualdad, feminismo, medioambiente, arte, música etc. Algo más específico como que sé yo, la futilidad y el absurdismo de la vida según Camus, por ejemplo, why not?  Dice un chiste pero no te ríes, porque no le encuentras la gracia y procedes a abrir tu boca para dar tu aportación, ensimismada en lo que hasta ese momento creías era una interesante y amena plática pero notas que la vibra cambia y que el chico  cute  permanece en silencio, dándote la oportunidad a que rectifiques tu error y te rías de su estúpido chiste. No lo haces, no por cuestión de orgullo sino porque sencillamente no tienes porqué y mientras tomas un sorbo de tu café frío te espeta el: Bitch

Intentas no entornar los ojos y te haces la sueca con un “¿disculpa?”, él sabe por el tono que está en problemas y que ahora si te dio un motivo para ser una verdadera  Bitch porque su comentario fue el de un reverendo imbécil. El prospecto deja de serlo y tu vuelves a llenarte la boca de ensalada de papas cuando la tía Silvia te pregunta por el novio en el próximo acción de gracias.

Obviamente esa fue una situación hipotética, pfft… Pero apuesto a que a muchos de estos mujerones que tienen todo para ofrecer han atravesado eventos similares. No entiendo porqué cuando una mujer no teme expresar su punto de vista, tener una fuerte opinión acerca de algún tema o estar apasionada por algo es tildada de  Bitch. Lo mismo pasa cuando es honesta y no se ríe del chiste o no pide disculpas por no coincidir. Sé que hay muchas campañas de  Dove  sobre estas cosas, pero es que ¡no debería ser así!

El decir lo que siento no me hace una loca emocional, el enfadarme no es inherente a tener la regla, el que esté en desacuerdo contigo ni el que sea honesta no me hace una  Bitch. Las mujeres también tienen derecho a estar de malhumor, a no andar con una sonrisa petrificada en el rostro y a decidir si lo que su prospecto dice le provoca gracia o no.  YEEEZUS. 

Guapa, sé que lo sabes como también sé que a veces es fácil olvidarlo pero yo te lo recuerdo hoy: no es tu culpa cariño. Al demonio el arquetipo que esta cultura del Hookup y el Dating Game han creado sobre lo que tiene que ser y hacer una mujer para ser “deseada” y “amada” y que Gillian Flynn supo plasmar a la perfección en su bestseller Gone Girl (sí, cito a Gone Girl cause I’m such a FUCKING CRAZYYY EYES BITCH! ). Esto es lo que se conoce como el mito de “la chica cool”: 

“Men always say that as the defining compliment, don’t they? She’s a cool girl. Being the Cool Girl means I am a hot, brilliant, funny woman who adores football, poker, dirty jokes, and burping, who plays video games, drinks cheap beer, loves threesomes and anal sex, and jams hot dogs and hamburgers into her mouth like she’s hosting the world’s biggest culinary gang bang while somehow maintaining a size 2, because Cool Girls are above all hot. Hot and understanding. Cool Girls never get angry; they only smile in a chagrined, loving manner and let their men do whatever they want. Go ahead, shit on me, I don’t mind, I’m the Cool Girl.

Men actually think this girl exists. Maybe they’re fooled because so many women are willing to pretend to be this girl. For a long time Cool Girl offended me. I used to see men – friends, coworkers, strangers – giddy over these awful pretender women, and I’d want to sit these men down and calmly say: You are not dating a woman, you are dating a woman who has watched too many movies written by socially awkward men who’d like to believe that this kind of woman exists and might kiss them. I’d want to grab the poor guy by his lapels or messenger bag and say: The bitch doesn’t really love chili dogs that much – no one loves chili dogs that much! And the Cool Girls are even more pathetic: They’re not even pretending to be the woman they want to be, they’re pretending to be the woman a man wants them to be. Oh, and if you’re not a Cool Girl, I beg you not to believe that your man doesn’t want the Cool Girl. It may be a slightly different version – maybe he’s a vegetarian, so Cool Girl loves seitan and is great with dogs; or maybe he’s a hipster artist, so Cool Girl is a tattooed, bespectacled nerd who loves comics. There are variations to the window dressing, but believe me, he wants Cool Girl, who is basically the girl who likes every fucking thing he likes and doesn’t ever complain. (How do you know you’re not Cool Girl? Because he says things like: “I like strong women.” If he says that to you, he will at some point fuck someone else. Because “I like strong women” is code for “I hate strong women.”)”
 Gillian FlynnGone Girl

No me malinterpreten, mi reacción a la película fue  HOLY SHIT, esta tipa está loca pal ca…. Pero es que soy altamente influenciable cuando veo a personas nadando en su propia sangre, pero no negaré que mientras Amy manejaba y el viento golpeaba su cara y escuchaba ese soliloquio sobre todo lo que conlleva ser la chica  cool  no podía hacer otra cosa más que asentar con la cabeza y decir Guuuurl,  preach!  Porque cada palabra está cargada de razón. 

Nena, siéntate a mi lado, hablemos un momento. Sabes que vales oro (mucho, mucho más que el vello púbico del que hablé, tanto que es inmensurable) así que si un pelele te llama  Bitch  solo porque más que un bello cuerpo y lindo rostro tienes una increíble mente llena de ideas, dudas, respuestas, anhelos y no te asusta el demostrarlo sigue mi consejo y respóndele con una sonrisa. Una sonrisa acompañada por un “te puedes ir al carajo”. Solo hazlo, de todos modos luego de llamarte  Bitch, te llamarán  Psycho.

Nos leemos en un tris, 
Dori 

0 comentarios:

Publicar un comentario

¿Te gustó? ¿Lo odiaste? ¡No importa! De todas formas quiero saber tu opinión, así que no dudes en comentar, siempre y cuando sea con respeto. ¡Gracias por leerme!

Con la tecnología de Blogger.

Follow

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Translate

 

La Bella Vita di Dori Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger