martes, 27 de diciembre de 2016

Libro sucio

Buscando no sé qué cosa dejo caer un libro de la pila que tengo junto a un mueble al ver la portada cursi con un cupido de inmediato lo reconozco, es una de las tantas novelas eróticas que me regalaron una vez. Al verme con una novela erótica en la mano mientras llevo puesta una t-shirt de cuando practicaba ballet (o sea vieja con cojones), con mi retenedor puesto, mis espejuelos y peleando con un barrito en el cachete me percaté que la Dorimar de 24 años no ha cambiando mucho de la de 16. Lolz. 

Pero ya en serio, aún tengo la caja con más de 60 novelas eróticas, todas en inglés, guardada en el clóset. Hablé sobre ellas en una ocasión en este blog, pero si son muy vagos (como yo) para buscar esa antigua entrada a continuación un resumen. Hacíamos un “bazar” de cosas viejas—perdón, vintage— en la escuela. Una compañera trajo una caja repleta de libros, ninguno se vendió. Como ella ni nadie los quiso me los “obsequió” y yo los acepté. Después de todo, eran libros gratis y la basura de algunos puede ser el tesoro de otros.  Si mal no recuerdo eran de su tía, lo que pudo ser una especie de augurio a mi futuro. La tía sola de los gatos que lee erótica para no sentirse sola en las noches, mientras llora y toma vino escuchando a Carly Simon. 

Al leer algunos, me di cuenta de que eran prácticamente pornografía, o al menos la yo de 16 años así lo percibió, quedando escandalizada y encantada a la vez. Como todos hay algunos buenos y otros malos… Ok. Hay muchos malos. Entre sus carátulas ridículas con tipos como Fabio seduciendo a la femme fatale y sus tramas trilladas se hace difícil no saber si reír, excitarse o excitarse mientras te ríes. Sea como sea, no sé ustedes pero yo lo veo como un win-win situation. Claro, que la naïveté de la adolescencia se esfumó (o creo que fue reemplazada por un abarcador cinismo) y releer esas intensas escenas de amor y lujuria a mi actual edad, me parece jodidamente gracioso. Algunas son tan inverosímiles que hacen realmente cuestionarte qué pasa por la cabeza de las mujeres. Sí, la vasta mayoría de la erótica que poseo es obra de escritoras. 

La escena que les comparto hoy es sacada de “Heaven Comes Home” (suena como el título de una peli de Travolta pero no) del año 1996, escrita por Nikki Holiday, No sé si es su verdadero nombre o un seudónimo. Por alguna razón que no leí  los protagonistas Quentin y Mia están de noche en un monte solitario con el carro dañado y la acción comienza así: (He traducido lo más fiel el texto original el cual he dejado tal cual). 

His finger skimmed the satin with an ease that begged him to slip beneath it. The panty was warm, the crotch damp.

“Su dedo rozó el satín con una facilidad que le suplicaba se deslizara por debajo. La panty estaba caliente, la entrepierna húmeda”. 

Francamente esto ayudará mucho a los millennials en las artes del sexting. Fuccbois aprendan, hay otras frases apartes de wet pussy. 

Siguen en lo suyo hasta que Quentin se da cuenta que no tiene un profiláctico a lo que ella ríe y le responde: 

“Quentin, that’s the last on my mind. We don’t know whether we’re alive or dead, so why worry about birth control?”

“Quentin, eso es en lo último que estoy pensando. No sabemos si estamos vivos o muertos así que para qué preocuparnos por la contracepción”.

¡Eso es Mia! Espérate un momentito, quéeee. Gurl, you’re trippin’! Primero, están en un puto monte cerca de una carretera donde hayveh´culos transitando, así que la cuestión de “situación de vida o muerte” está de más. No se trata de un episodio de Survirvor, Mia. Ugh. Segundo, entiendo con el calor del momento uno puede perder el norte o tal vez tomaste educación sexual en Puerto Rico lo que equivale a no haber tomado educación sexual, no justifica tu ignorancia. ¡No estamos hablando de evitar bebés solamente Mia! ¡Estamos hablando de evitar toda clase de enfermedades de transmisión sexual! MALDITA SEA MIA, AGARRA UN JODÍO LIBRO. 

Esto es lo que pasa cuando solo escuchamos Trap. Ugh. Btw, Quentin, papo ten cuidao’ está quiere que le hagas un muchacho. En fin, prosigamos.

“’MOOOO!’ A cow bellowed close by.” 

“’¡MOOOO!’ Una vaca mugió cerca”. 

Lo que faltaba, en medio del acto aparece una vaca. Mira de verdad ahí hace rato se hubiese cortado el mood, tener una vaca voyeur no la hace pero bueno…

“Quentin was beginning to enter her…” 

“Quentin comenzaba a entrar en ella…”

“Quentin, what’s the difference betweeen a cow and a bull?”

“Quentin, ¿cuál es la diferencia entre una vaca y un toro?”

Quentin con su cara de “¿cabrona estás en serio?”, le pregunta si se trata de algún acertijo. 

Esto no puede ser real… (bueno, no lo es porque es una novela) ¿en serio Mia le está preguntando eso mientras él está en la brega? Quentin, retírate con dignidad. Algo estás haciendo mal. Luego resulta que un toro estaba a punto de embestirlos por lo que tuvieron que salir corriendo de allí en pelotas a lo que Quentin le dijo al toro: 

“Get your own cow.” 

“¡Consíguete tu propia vaca!”

Quentin, de verdad acaba de comparar a Mía con una vaca. La idea de que la escritora creyera que eso es un buen chiste para culminar la escena me hace pensar que se trata definitivamente de un hombre. Porque ninguna mujer consideraría eso remotamente gracioso. Y el final sería algo por la línea de “¿acaso me llamaste gorda?” y Quentin muerto, enterrado en el monte.

En fin, me despido hasta la próxima mala trama “kinky”.

Nos leemos en un tris,
Dori

lunes, 12 de diciembre de 2016

"Shit-show"

¿Aló? ¡Hola, tanto tiempo! Este blog es un desastre pero de vez en cuando recuerdo escribir. Hoy hablaré sobre caca, gracias a Amy Schumer. Decidan qué es peor si el tema o la inspiración. 

Sinceramente, Amy Schumer no es siempre santa de mi devoción pero cuando deja su “OMG, soy graciosa por el simple hecho de que soy una “trainwreck” que se acuesta con todos” persona y faux-feminismo, puede llegar a dar risa. Su anécdota sobre cómo sufrió una diarrea masiva en París estando con su novio fue una tragicomedia y si son como yo, saben que siempre un buen poop joke es bienvenido. Y reflexionando un poco sobre ello, es casi 2017 y aún hay mujeres que se avergüenzan de admitir que defecan. ¡Es casi 2017 y legit  hay quienes se asquean con tal verdad! Uno pensaría que con 2 Girls 1 Cup  tales ideas estarían erradicadas pero no. No les miento en un principio yo era así, fingía indignación mas ya no. ¡Defecar es natural y una función biológica necesaria! Chicas, si no tienen la confianza para hablar con su pareja de lo bien que se sienten luego de ir al baño o de expresarle preocupación por no ir al baño, por temor a ser juzgadas. ¡RECONSIDEREN! No necesitamos esa clase de negatividad en nuestras vidas.

Pero ya dejando los rodeos, hoy les comparto una anécdota que siempre hace que mi madre y abuela al escucharla, se mueran de la risa. Hoy tal vez se mueran de la vergüenza por estarla publicando en mi blog. No sé si pase lo mismo con ustedes pero si continúan leyendo estas líneas creo que es seguro asumir que no son unos changuitos o que les gusta el morbo, sea lo que sea los felicito. Esta experiencia sigue tan vívida en mi memoria como si hubiese sucedido ayer. Era apenas una prepa en la universidad, con el brillo en la mirada de quien ilusamente cree que podrá obtener un bachillerato en biología a pesar de no ser muy fan de las ciencias naturales en general. I know, tampoco sé en qué estaba pensando.

En fin, para aquellos que no sepan cómo funciona la cuestión, en el primer año de bachillerato te dan tu horario así que no cuentas con la conveniencia de acomodar tus clases. En la Facultad de Naturales apuesto a que la lógica detrás de la selección de horarios es más o menos así: “‘Jum… ¿veamos cómo podemos joderle la vida a estos prepitas, pa’ que se acostumbren al infierno que les espera?”. Entre clases y laboratorios habían siete horas muertas. Ya sé que están pensando, bueno ¿por qué no te ibas a casa y regresabas después? JAJAJAJA. No. 
1. Mis habilidades manejando son pésimas. 2. Que te amputen un brazo deja de sonar descabellado ante la idea de buscar estacionamiento de nuevo. 3. Siempre encontraba algo que leer, repasar, estudiar, etc. (era para la época en que aún era aplicada). Conclusión, siempre había como matar esas siete horas. 

Mind you, yo era de esas que jamás de los jamases hacía caquita fuera de casita. Creía ser el César Millán de mis intestinos. ¡Era la fucking “Shit Whisperer”! Pero, oh boy… Ay, ay, ay… ¡Cuán equivocada estaba! Ese fatídico día todo cambió. Los retortijones eran más fuertes que yo. Ese año estaba adoptando una dieta vegetariana y toda la fibra extra estaba jugándome una mala pasada. Imaginen el escenario, estar en un silencio sepulcral de biblioteca y que empieza un “tira y jala” en tus entrañas. Pánico. Los sudores fríos bajando y comienzas a alucinar rogándole a tu trasero que please  se quede quietecito y coopere. “No me traiciones, ¡tú eres my Bitch! Ride or die, ¿recuerdas?”. Cinco segundos más tarde:

Bitch, no me hagas esto. No ahora por favor.
Sorry, pero esto va a pasar hoy sí o sí.
—Bitch, no estoy preparada. ¡Es mi primera vez!
—Tranquila, “we’re all in this together”!  Será rapidito. 
—¿En serio acabas de citar  fucking “High School Musical”? REALLY?!  ¡No estamos en 
     casa! 
—¡Nena, tú me entiendes! ¡Avanza o pasará aquí mismo! ¡Al final, baño es baño! 
     ¡Hasta un hoyo en la tierra se convierte en baño, si no lo piensas mucho! 
—Puñeta, ay… ¡YA VOY, COÑO! ¡NO ME AJORES!

Llego al baño más próximo y procuro irme al stall  más alejado. Hago todo el proceso dejando el toilette como momia digna del Smithsonian y procedo a mi  business. “Vamos Dorimar, esto es como remover una curita”.  R. Kelly sonaba de fondo con “I Believe I Can Fly”,  la misión había sido un éxito. Rápido, simple y sin rastro alguno… O al menos eso creía. Acomodo todo y me percato del HORROR. Ese día usaba mangas largas. Una blusa blanca con mangas de campana (por desgracia mi favorita) igual a esta:



Sí. Creo que es bastante obvio que ya saben lo que pasó. Mi manga tomó el rol de Charmin. Morí por cinco segundos, lo juro. Pero reviví con una shop del paquete que la diligente de mi madre me hacía llevar en mi bulto, frenéticamente comencé a tallar. A estas alturas ya sabía que todas las presentes en el baño sabían que estaba haciendo del dos. Genial. Pero no me importaba, ¡quería salvar mi blusa! Aprendí la dura lección, a veces la vida te hará defecar en lugares inesperados, shit happens.  Literal y figurativamente. De la humillación y vergüenza salí corriendo a casa. ¿Qué pasó con mi amada blusa, se preguntan? La blusa terminó en el zafacón, a veces ser muy chic en ocasiones, no es práctico. Pero bueno, como bien dice el refrán, es mejor una amistad (o estupenda blusa) perdida que una tripa torcida, no lo olviden. 

Nos leemos en un tris,
Dori


PS. Recuerden siempre enrollar bien sus mangas. 

domingo, 11 de septiembre de 2016

“Iglesia del Perreo (Remix)—Juno Ft. Jowell y Randy, J-King y Maximan, Guelo Star (2010) Review

Hoy es viernes y no santo, pero de todos modos nos fuimos a la “Iglesia del Perreo (Remix)”. Más blasfemo que el crimen del Padre Amaro, es privarse de disfrutar de esta pieza bailable. Aquí, la danza del perreo tiene un efecto exorcizante volviendo la disco en un templo donde toda aquella dispuesta a la sandunga es bienvenida para expiar sus pecados. Esta es una canción para esa mujer “bellaaa” (que bonito cuando nos regalan cumplidos de esa forma) que no recibe catecismo sino agua bendita, capaz de resucitar su apagado espíritu. 

En solo cuatro minutos y 50 segundos, se deshila una compleja trama en las líricas que puede dividirse de la siguiente manera. Primero, notamos una fuerte figura de padre redentor capaz de llevarla al camino de la santidad atravesando primero por la perdición, sin necesidad de dilemas éticos como ocurre en el Infierno de Dante. Segundo, en contraparte encontramos a un hombre que denota un grave miedo al compromiso, renuente a la simple mención de la palabra boda. El mismo no ofrece matrimonio, por no estar “…ready para ponerte un anillo”, sino algo mucho mejor y más práctico, a lo que denomina como “guayeteo” (lo que asumo es la palabra en español para el término anglosajón, “dry humping”). Esta problemática, es un reflejo de la cosmovisión Millennial, que más a menudo muestra una tendencia a la no práctica de rituales arcaicos que no permiten espacios de ambigüedad en las relaciones interpersonales.

La mujer poseída por este ritmo inquietante, —quien busca ávidamente la salvación—es una combinación entre Emily Rose y el niño de “The Omen”, ya que como bien le advierten los intérpretes: “No te salva ni el Papa ni el obispo”. Pero puede que logren contagiarse del compás de estas letras que afirman hacen bailar “hasta los monaguillos”. A diferencia de pasadas reseñas, aquí no se habla de un estándar de belleza ridículo y solo alcanzable si se padece ortorexia o si se tiene un buen cirujano colombiano. La mujer de aquí no se describe pero no es difícil imaginar cómo luce al escuchar, “pal de palos y ahora tú te ves bonita”. Una muestra de cómo grandes cantidades de alcohol son capaces de alterar nuestra percepción de la realidad. Definitivamente, si esta canción fuese un disfraz de Party City, sería el uniforme de colegiala sexy y obviamente si fuese un personaje sería la inocente y devota —y siempre llena de conflictos internos—femme fatale, Kathryn Merteuil en Cruel Intentions.

Conclusión, no hay Anticristo que aguante el poder de la “Iglesia del Perreo (Remix)”. 


Calificación: 6.66/10

OMG! No es un "review" pero hablo de Taylor Swift (AGAIN)

OMG! Es la expresión más basic y perfecta con la que puedo describir estos pasados días de locura total. He recibido más de 300 friend requests (ojalá estuviera exagerando pero no) en su mayoría de hombres. Al principio mi naïveté me hizo creer que tanta “popularidad” era el resultado de mis exquisitos “reviews” musicales.  Aunque en sus inicios algunos lo fueron ahora es la consecuencia de aparecer en tantos “People You May Now” de Facebook, con una (y me disculpan la falta de modestia) muy buena foto de perfil, realizada con tan solo cinco capas de maquillaje y tres filtros de VSCO. A veces una chica busca un poco de validación trivial y superficial en las redes sociales, so what?! Sue me! No mentiré, solo estaba esperando mi promedio de 25 likes, tho’. 

Uno de mis nuevos amigos virtuales, me preguntó si era una comediante. Eso queridos míos, solo puede significar una de dos cosas: 1) Que soy graciosa, obvs. 2) Que me creo que soy graciosa, así como el elenco de Sunshine Remix. Preferiré pensar que soy la primera opción, lo que imagino me da luz verde para ir dejando mi síndrome del impostor atrás y parar de preguntarme si considerarme una comédienne me hace una fucking douchebag. Pero bueno, ¡siga leyendo y juzgue usted!

En fin, los que me conocen saben que soy una mujer sofisticada y tan culturizada que puede llegar a asquear. Doy asco. Cuando no estoy disfrutando de maravillosa música under, estoy obsesionándome estudiando la cultura popular. El tema de hoy gira entorno a una noticia que me ha dejado impactada, siento que puedo hablar por todos al decir que nadie se lo esperaba. Sí, me refiero a nada más y nada menos que la ruptura de Taylor Swift y Tom Hiddleston. Shocking, I know! Un amor de verano à la Grease que no sobrevivió el cambio de vientos del otoño. Una verdadera pena, me moría por ver las fotos en instagram cuando compartieran su primer PSL (Pumpkin Spice Latte, si desconocías esas siglas, ¿qué rayos pasa contigo?) y cuando la Swift obligara a Hiddleston a usar un suéter tejido por ella con un gato bordado.  


Verán, este corto pero intenso romance caló en la vida de todos y como bien diría Coelho, (porque qué mejor que hablar del cliché que es Taylor Swift que usando a uno tan grande como ella), “Se valiente. Toma riesgos. Nada puede sustituir a la experiencia”. Este al parecer es el lema de los novios de la cantante, quienes se lanzan a pesar de la advertencia en letras rojas que es Blank Space. Chicos no la pueden culpar, ella se los advirtió usando música pop. 

Ugh, a veces no entiendo porqué la TS (y su faux feminismo), no logra terminar de agradarme. Casi siempre una awkward cat lover es #SQUADGOALS en mi vida porque existe el vínculo cat lady-esque. No obstante Taylor Swift nunca me ha inspirado confianza, Calvin Harris estaría de acuerdo conmigo (obviamente Kim K, lo está). Tom Hiddleston, su última liaison, fue el más ridículo. Como prueba basta recordar, el fatídico coup de foudre en el Met Gala, donde ambos mostraron su inexistente peculiar forma de bailar. 

Aquí un listado de las enseñanzas aprendidas de todo este truco publicitario fallido noviazgo:

  1. Muchos escuchamos el nombre de Tom Hiddleston por primera vez. Dejando de ser solo el “Ah, ese es que el juega el papel de Loki”.
  2. Aprendimos que hasta los famosos se buscan un rebound, no olvidemos que Taylor Swift apenas había terminado con el otro británico, Calvin Harris.
  3. Un rebound por más que trate jamás será una relación de novios formal. Es atropellado and messy af.
  4. Si solo conoces a tu pareja por tres semanas NO, bajo ningún concepto se la presentes a tus padres y si puedes evitar hacerlo frente a 40 paparazis, mejor.
  5. Usar una T-shirt con las iniciales de tu rebound y un corazón, JAMÁS es una buena idea. Es cursi, trillado y tacky. ¡Esto no es una película de Nicholas Sparks! Para eso tatúate su nombre en una nalga y luego remuévelo con cirugía laser. 
  6. Ir con tu rebound a vacacionar a Italia es cool pero documentarlo excesivamente no lo es. Tener tantas fotos de una relación de solo tres meses es algo innecesario. 
  7. ¡Escuchen las malditas canciones de Taylor Swift! Alguien que dice “Cause darling I'm a nightmare dressed like a daydream”, puede que sea irónica como puede que sea, well, una gata psycho en el fondo.
  8. Ahora Tommy será la musa del siguiente álbum de la intérprete que tendrá dos cds en uno, cuatro vídeos musicales interactivos y fotos inéditas de cómo Taylor dejaba las “Teardrops On My Guitar”. 
  9. Taylor dirá “I made that B famous”, cada vez que alguien le mencione el nombre de su ex.
  10.  La historia se repetirá con diferente protagonista porque cariño, this is what you came for! 

Nos leemos en un tris,
Dori


miércoles, 7 de septiembre de 2016

“Tumba la casa (Remix)”—Alexio “La bestia” Ft. Daddy Yankee, Nicky Jam, De La Ghetto, Arcángel (2015) Review

Cuando tenía como 13 años recuerdo haber visitado un buffet asiático en el cual por un precio ridículamente barato, podía comer hasta abarrotarme. Recuerdo que tenía tanto para escoger que me sentí abrumada, luego mareada y finalmente aliviada de no haber muerto por altos niveles de mercurio (o salmonella) gracias a tanto sushi que ingerí sin pestañear. Reviví esas exactas sensaciones al escuchar el exitazo de siete minutos y 56 segundos, que pone a mover el booty de güaynabichas y yales por igual: “Tumba la casa mami (Remix)”.  El poder de unión que tiene la música, es admirable. Soy indigna de darme a la tarea de intentar reseñar algo en donde no solo se desborda talento sino que nos remonta a una época dorada del reggaetón. ¡La combi completa estaba devuelta! Podrán imaginar mi alegría al escuchar a dos que van mejor que el pan de hogaza y el chicharrón juntos, el símbolo patrio y dúo dinámico ¡Daddy Yankee y Nicky Jam! Si eso no les grita nostalgia, me preocupa que lo que ocupe su pecho sea una piedra en lugar de corazón. 

Pero como si eso fuese poco, las voces de Arcángel y De La Ghetto se unen a estos dos distinguidos intérpretes. Ah, y Alexio también… (Por momentos queda eclipsado a tal grado que se nos olvida que es su canción). El género tiene su propio Coro de Niños de San Juan con esta colaboración tan sublime que solo puede ser atribuida a un regalo del cielo. Un regalo que no merecemos. La complejidad de las líricas acompañadas por ese sonido algo tétrico y familiar —similar a la canción de entrada de la Familia Addams—son el toque ideal para desinhibirse en una fiesta luego de uno que otro Whisky Sour. 

La composición es una oda al derrière poderoso, capaz de llevarse a su paso desde casas hasta el más hábil y fuerte gánster-capo-killero-usa-jordans-fuma-gallos-enpercosiao de este 100x35. No se confundan no hablo de un Huracán, sigo hablando de una mujer. Una mujer, sinónimo de problemas por su exuberante cuerpo. Se mantiene activa tanto en el gym como en la clínica de cirugía plástica. Un balance armonioso tal como el Yin y Yang. Posee una actitud coqueta e irreverente. La chica del “booty de platino” es refinada pero espontánea, con las cantidades de alcohol y pastillas adecuadas por supuesto. Deja al hombre “en psiquiatría” y pone a la “envidiosa mordía” en su lugar sin necesidad de emitir palabra, su poder de persuasión nace no de su intelecto sino de su imponente físico. Un físico que atrae “mil follows al día” (más que estas reseñas), controlando así las redes sociales sin necesidad de “captions” disonantes en cada foto. Es la mujer Millennial, vivo ejemplo de lo que todas aspiramos ser algún día. Una Kylie Jenner, pero con sabor (y más entusiasmo) que al igual que la mujer de la canción tiene un glúteo marcado, tal como una res porque obviamente es carne angus. 

Conclusión, “Tumba la casa mami (Remix)” es la crème de la crème del reggaetón. 


Calificación: 9.5/10

“Nacimos pa’ morir”—Anuel AA Ft. Jory (2016) Review

Finalmente me toca reseñar la petición de una fémina maravillosa (y la única hasta ahora), a la cual le agradezco esta sugerencia. 

Pitbull no es el único con una palpable inspiración tomada de cracks como Neruda. Anuel AA, también ha estado haciendo lo propio y el tema de hoy rompe el molde. Dudo poder ser tan objetiva como quisiera. Mis disculpas. 
“Nacimos pa’ morir”, solo puedo clasificarla como una gema escondida del favorito de todo Puerto Rico, quién más, Anuel AA. Este artista cuyo talento compite con su fama de personaje polémico, ha sido uno de los últimos a la cual la vida le ha puesto una trampa. Así como a nuestro Oscar López, circunstancias injustas apresaron su incomprendida alma pero todos tenemos fe de que se alzará entre las cenizas, al igual que la mítica ave del Fénix o Tempo. 

Tal vez hable como quien “hubiese estao’ ahí” pero luego de escuchar este lado tierno suyo solo puedo decir que Anuel AA es un pilluelo que lleva su corazón en una manga. El título tan metafísico de esta canción, es una de las verdades universales más estudiadas desde la filosofía hasta la biología. Los seres humanos nacimos para morir, quien lo hubiese imaginado. Anuel AA nos lo revela, y lo dice sin miramiento alguno. Es interesante el tono apocalíptico y casi profético, con el cual asegura en varias ocasiones durante los cuatro minutos y 26 segundos de esta canción,  como siente que “este mundo va a acabarse pronto”.  ¿Será acaso Anuel AA el Nostradamus de nuestra generación? 

A pesar del temor ante un fin que aparenta ser inminente Anuel AA decide no seguir sumergido en tan profundos pensamientos y prefiere escapar de su realidad haciendo la segunda cosa que más disfruta luego del Percocet, el amor. Anuel AA quien es un romántico empedernido, siempre se encuentra en el epicentro de relaciones tormentosas, donde la infidelidad y prohibición son elementos esenciales. Como un caballero medieval promete proteger al objeto de su afecto de todo mal, asegurando no hacer llorar a su amada si no otorgarle un torrente de sensaciones orgásmicas. Le pide que por favor deje a ese hombre que solo logra dañarla con negatividad, que salga de esa relación muerta ya que él conoce que ella se siente como en “…una playa sin olas y “…algo no anda bien”. 

Escuchamos una catarsis en pleno desarrollo donde la certeza de la muerte, libera a Anuel AA del yugo de una vida de decepciones pero no de sus prendas ya que hace un pedido claro de ser enterrado con ellas cuando el momento llegue. 

Conclusión, esta canción es más existencialista que el mero Jean Paul Sastre.


Calificación: 9/10

“Esclava (Remix)”—Bryant Myers Ft. Anonimus, Almighty y Anuel AA (2016) Review

Hoy complaciendo otra petición de un lector, reseñaremos, para mi gran fortuna: “Esclava (Remix)”.

Esta es una de esas canciones que exalta y marca a una generación entera. Para los que piensan que los Millennials son causa perdida, vean lo que un joven de tan solo 17 años puede lograr. Bryant Myers, quien con su voz emula a la perfección a un fumador experimentado que usa una laringe electrónica, hace de “Esclava (Remix)” un himno del Trap criollo. Su ritmo, obviamente influenciado por el tema de entrada de Expediente X, logra transportarnos sin ayuda de otra droga que no sea su hipnótico sonido. Nuevamente nos topamos ante unas lírica de alto contenido sexual. Una despertar erótico, precoz y atropellado, hace que se nos explique casi detalle por detalle como se consumirá el acto. Sus virginales oídos no serán los mismos luego de estos cuatro minutos con 44 segundos. Esta canción no es una melosa melodía apta para todo púbico. Aquí no encontraremos eufemismos à la Juan Luis Guerra con sus “Burbujas de amor”.  No hablamos de peces que quieren mojar su narices en la pecera sino de machos de extravagantes peinados que con versos como, “me gusta lamberte los dos agujeros”, demuestran no solo que saben contar sino que estuvieron presentes en al menos una clase de educación sexual. 

Las explícitas y gráficas letras, son el perfecto ejemplo de todo lo que una mujer espera y desea a la hora de ser poseída y sometida en la alcoba. En la canción queda claro como los artistas son agradecidos a sus fans ya que por ellos sus aventuras carnales de iniciar en moteles, terminaron —como el slogan de la Honda, clase y más— en el Hotel San Juan. La mujer de “Esclava (Remix)”, que fogosa y viste Victoria’s Secret, segura de cuerpo y su sexualidad no teme ir bajo el bisturí para perfeccionar aun más sus encantos. Sabe que su cuerpo es un templo y es denominada como la hija de Lucifer. Esto último no ha de sorprendernos ya que notamos un patrón en este tipo de música donde aparte de cosificar a la mujer se le demoniza. Dos de los temas predilectos por nuestros reguetoneros (quienes evidente han leído a Simone de Beauvoir y a Gloria Steinem) y por ello hacen el intento de concientizar usando el “Tough love”, a las masas sobre estos problemas de nuestra sociedad actual, al hablar repetidamente de lo mismo en cada espléndida tonada. 

Esta relación furtiva que se da como una infidelidad, es un arranque de lujuria en el cual la llama de la pasión se aviva y entremezcla con el mundo de los gánsteres. No podemos ignorar aparte de las drogas, las referencias a la cultura popular como la mención de Miley Cyrus con su hit “Wreckling Ball”, y el favorito de muchos Buzz Lightyear de “Toy Story”, lo que demuestra que al final del día hasta el más rudo y afamado gánster sigue siendo un ser humano con corazón y una suscripción a MTV y Disney Channel. 


Conclusión, “Esclava (Remix)” es el Kama-sutra del Trap.


Calificación: 8/10

“De pies a cabeza”—Maná Ft. Nicky Jam (2016) Review

Es sábado de fin de semana largo, lo que solo significa una cosa en esta parte del trópico: playa, cerveza y zika. Es por eso que los ritmos caribeños de la canción de hoy están un poco alejados de mi zona de confort urbana clásica. Comienzo agradeciendo al lector que me sugirió este refrito de la banda pop/rock mexicana Maná, al igual que nuestros líderes políticos sus peticiones y necesidades son vitales para poder continuar haciendo lo que amo. Sin más dilaciones, es de conocimiento popular que Maná son los Rolling Stones  de Latinoamérica, y al igual que los británicos de tosca apariencia, nunca dejan de sorprendernos con sus habilidades motoras y capacidad para innovar intactas, después de tantos años en tarima. “De pies a cabeza”, es un éxito que data del 92 que nos parecería inmejorable, pero vaya si estábamos equivocados. Al igual que sucedió con los Cheerios cuando pasaron a ser libres de gluten, este sencillo de cuatro minutos y 16 segundos se elevó en calidad artística con la colaboración de una leyenda por dondequiera que se le mire, Nicky Jam. 

La esencia original de la letra sigue la misma premisa de una fórmula clásica que funciona mucho en la balada pop. Aquí se desarrolla una relación amorosa heterosexual, donde hay un fuerte sentido de pertenencia y codependencia sana, (porque nace del más puro  de los sentimientos). Aquí el hombre, enfermo de amor, denota con sus dotes poéticos —en los cuales se compara a la luna, el sol y un barco navegante— su vulnerabilidad. Necesita sentirse seguro al cuestionarle en cada estribillo a la mujer, quién será el que le profese su amor como él, si hay alguien más y exigiéndole que le diga que no es así. Uno de los pilares de cualquier relación es la confianza y Maná, lo sabe muy bien. 

Nicky Jam, el Lázaro del mundo del reggaetón, quien ha revivido su carrera a puro pulmón y con ayuda de Herbalife, brilla por luz propia con su intervención. Su capacidad de transformación y redención, se refleja mediante su versátil instrumento vocal, el que no tiene nada que envidiarle a grandes jamaiquinos como Bob Marley o Sean Paul. Nicky Jam demuestra soberbia destreza con su don lingüístico, poniendo en completa vergüenza al patois de Rihanna en Work, sostengo lo que digo y asumo las consecuencias. 

Conclusión, el 2016 es el año de los “remakes” en cada rama del arte, así que “one love” para “De pies a cabeza” de mi parte. 


Calificación: 5/10

“La ocasión”—De La Guetto Ft. Arcángel, Ozuna y Anuel AA (2016) Review

Es viernes y nos vamos risqué. Intentaré no ser tan extensa pero es muy difícil dado a la complejidad de esta pieza musical. 

Hoy tengo el honor de reseñar esta obra maestra en la cual participan grandes exponentes del género, porque si hay algo mejor que un “featuring” es que sean tres “featurings” a la vez. La ocasión, son cinco minutos y 36 segundos de puro erotismo, crudo, real y visceral. Debo admitir que la primera vez que escuché esta canción no causó en mí la mejor de las impresiones. Fue en una tarde calurosa, pegajosa en la cual mi urbanización sufría de la falta de energía eléctrica, así que era como estar en las mismísimas entrañas del infierno, lo que puede que fuera el escenario perfecto para escuchar tan candentes letras, ahora que lo reflexiono mejor. Imaginen que las malas metáforas de 50 Sombras de Grey, las cartas sucias de James Joyce a su esposa y el vocabulario de Xposed Magazine tuvieron un ménage à trois, así es como nace “La ocasión”. 

A pesar de lo falocentrista del mundo “under”, una vez más la mujer es protagonista, a lo que digo: bravo.  Lo inclusivo de estas letras es un intento avant-garde por resaltar a la comunidad LGBTTTI, al tratarse de una mujer que aparenta ser lesbiana o bisexual, o bi-curiosa o queer (esa parte no queda muy clara), la cual retoza con un macho alfa. Pero no nos dejemos engañar, detrás de tanta virilidad este macho en ánimo de súplica le pide a esta mujer que le de una oportunidad. Está dispuesto a enseñarle los breves —pero memorables— placeres del sexo heterosexual. Es entonces cuando en un proceso casi de negociación el macho alfa hace un despliegue de todas sus posesiones. Hay que tener en cuenta que esto es flirteo a lo gansta’, hablamos de drogas, Jordans y por supuesto dinero a manos llenas. 

Se desarrolla un idilio más que pasional, endemoniado. Esta canción exhorta a entregarse por completo a los más banales y terrenales deseos. Es una verdadera joya, fácilmente sería lo que es para la cinematografía el “Fast and Furious” del Trap. Entremezcla adrenalina, acción y  romance. Precaución al escucharla, sus letras y sus voces aterciopeladas, ya sea por la seducción o el Percocet, hacen que funcione y emboben a las mujeres.

Conclusión, “La ocasión” es más peligrosa que el roofie.

Clasificación: 8.5/10


"Shaky, Shaky"—Daddy Yankee (2016) Review

Daddy Yankee, nos agasaja una vez más con su virtuosa lírica. Su indiscutible talento para la improvisación y la repetición de la palabra “shaky” 168 veces en esta canción de tres minutos y 51 segundos de duración, lo hace indiscutiblemente el “Rey del micro”, —y francamente— el Eminem boricua que todos necesitábamos sin saberlo.  Su letra exalta la fuerza natural que representa el estrepitoso movimiento continuo de caderas y glúteos de una mujer con “curvas nitrosas” tan
peligrosa y sensual que solo es comparable con un terremoto (y sorprendentemente con un auto de carreras). La mujer del “Shaky, shaky” no es solo una excelente bailarina, es volátil y con “mucho piquete, mucho flow, flow”. En la lucha de cuerpo a cuerpo en la pista de baile, tiene la capacidad de matar y hacer explotar de deleite al propio cantante, gracias a su “booty” y un buen par de jeans. Daddy Yankee, el único e inigualable “lady killer de muslos carnosos” sabe llevar con su ritmo “… la jodedera a full” y como bien menciona filtrarse por nuestros gistros, sin ni si quiera estar usando uno. 

Conclusión, es “suave af”. 


Calificación: 7/10

viernes, 19 de agosto de 2016

"Betty la fea"

Supuse que una buena forma de romper el hielo sería dándoles un breve trasfondo sobre quien soy. No hay mejor manera de conectar que compartiendo un secreto profundo (o al menos eso ha funcionado en cada novela juvenil que he leído), hay un je ne sais quoi en el contar algo que haga de desconocidos puros confidentes. Seremos íntimos sin querer o tal vez queriéndolo de una manera unilateral… Siendo yo la única que lo quiera. Justo como pasa en la mayoría de mis relaciones sentimentales. Ya pillo porque sigo soltera… Puede que esta revelación les sorprenda a muchos pero no siempre fui popular y tan cool. En realidad puede que aún no lo sea. No lo soy. Durante muchos años fui “Betty la fea” en la escuela. No, esto no es una metáfora. Literalmente me llamaban “Betty la fea”, porque usaba gafas de pasta y aparatos para arreglar mi chueca dentadura. Y por chueca quiero decir horrorosa. Tenía serios problemas odontológicos. Me enteré, no en el consultorio del especialista, sino como todo el mundo. A manos de comentarios crueles de terceros. Hello darkness my old friend. En mi caso, de mi abuelo paterno. Recuerdo perfectamente la tarde en la cual recibimos su inesperada visita. 

Verán, la relación con mi abuelo paterno es casi nula, así que cuando se apareció en casa fue una sorpresa para todos, en especial para mí ya que ni sabía quien era. Era la primera vez que veía en mi vida a ese señor. Lo que pudo haberse prestado para ser un momento hermoso a ser preservado en nuestras memorias con cariño y añoranza por el resto de nuestras vidas, fue el día de nacimiento de uno de mis primeros complejos. Mis dientes. 

Y ahora que lo pienso es un tanto paradójico, porque mi abuelo era la persona menos idónea para crearme un complejo. Veo a este señor regordete, sudado, no quiero difamar al padre de mi padre pero puede que hasta un poco picaíto, acompañado de una señora con el pelo terriblemente teñido (no mi abuela paterna, ya que desde hace mucho han estado divorciados), sonriendo como quien no sabe qué carajos estaba pasando—lo que nos volvía dos así en ese instante—. En vez de fungirnos en un abrazo estéril como es de esperarse de cualquier relación familiar novel destinada a volverse disfuncional, me observa con detenimiento y abriendo esos ojos saltones aún más (cosa que parecería imposible) con una mueca pregunta: “¿Qué le pasa a esa nena en los dientes?”. 

Auch. Directo en la fe. 

Al escucharlo miré sin moverme a todos los presentes y me sentí igual de perdida y fatal que cuando te cantan feliz cumpleaños. Esa sensación de “sé que debo hacer algo pero no sé qué exactamente, ayúdenme”. No lloré, no me enfadé, no sonreí—obviamente para no seguir espantándolo—, no hablé solo quería proseguir con mi vida. ¿Muy dramática? ¿Sí? ¿No? Lo siento. 

Tal vez tenía unos nueve años para aquel entonces y mis dientes de leche se habían caído casi en su totalidad, no obstante había uno testarudo. Siempre hay un incordio, ugh. El diente que no quería ser tomado por la hadita y hacerme feliz recibiendo un dólar o cinco si corría con suerte, por ponerlo bajo la almohada. El problema no es que estuviera ahí, el problema—y me disculpan si sueno como Arjona—es que era el diente frontal del medio, ¡uno de los estelares! Déjenme hablarles sobre ese maldito diente un poco más. Ese diente era ride or die. Siendo una bebé que apenas sabía andar sobre sus piernas, me caí de bruces pegándome justo en ese diente y no se cayó solo se puso prieto. Ay yuya. La vida te da sorpresas, el golpe en vez de aflojarlo parece que lo endureció. Díganme si eso no es profundo, los golpes de la vida te endurecen. Anyways, mi diente de no leche, —no se cómo se les llama porque no soy WebMD—comenzó a ocupar su lugar a la cañona, tal como los universitarios rompehuelgas, y siguió empujando al de leche. El de no leche no había “bajado” en su totalidad lo que en un principio me hacía verme siempre mellá. Y luego cuando “bajó”—y sueno que hablo de la regla pero no nos adelantemos—, no supe qué era peor porque una vez el nuevo diente ocupó su lugar me hizo lucir igualita a un tiburón blanco, con dos dientes frontales, uno detrás del otro. Cosa que no me hubiese molestado de haber tenido un feature en Shark Week

Puede que ahora logre comprender, ok, no. No logro comprender porqué no pudo mentir como todos los demás abuelos. ¡LO ENTIENDO! Tal vez llamarme linda era estirar mucho el chicle, pero al menos pudo decir graciosita o mire no diga . Mientras papi gagueaba, las caras de encabronás de mi madre junto con mi abuela (materna), no tenían precio. Ambas fruncieron el ceño a la vez y tensaron todo su cuerpo que leía “si me cortan lo menos que boto es sangre”, no me dieron tiempo ni de sentir lástima por mi situación cuando ya mi abuela le había dado instrucciones a mi madre de conseguirme un odontólogo lo más rápido posible. Ella costeó todos los gastos de mi boca. Mi abuelo no se enteró, pero si no hubiese sido por su brutal honestidad tal vez seguiría con braces hoy día. Por lo que respecta a esa tarde, resulta que mi abuelo y su esposa comieron en un restaurante que quedaba cerca de casa y pasaron a “saludar”. La verdad, es que su esposa se estaba haciendo del número dos. ¡Lo sé todo, Karen! No sé su verdadero nombre, pero en mi mente se veía como una Karen. Fui testigo de que el carucho que comió no le sentó para nada bien al usar el baño después de ella y casi morir en el intento. Esas cosas pasan. 

En cuanto a mi diente, fue un cabrón hasta el final. Tuvo que ser removido por un profesional, lo que se convirtió en otra linda memoria. Porque luego mami me llevó a almorzar a Burger King (solo porque no había un McDonalds cerca), y siempre ir a un fast food cuando pequeña por alguna razón es todo un evento. Ese día me habían dado recomendaciones de comer cosas ligeras como una sopa pero yo quise un Whopper, me lo merecía luego de esa sesión de dolor. Otra lección de vida aprendida, se sufre pero se goza. O simplemente la comida hace todo mejor menos llenar tus vacíos existenciales. 

Nunca supe la magnitud del “bullying” que sufría en la escuela hasta hace muy poco, muy poco siendo apenas unas semanas atrás. O sea, detengámonos por un momento y pensemos en cuán despistada se tiene que llegar ser para darse cuenta seis años más tarde de que un “bully” te estaba haciendo (aunque aparentemente no con mucho éxito) la vida de cuadritos. Guao. Pues fue exactamente como se dieron las cosas aquí. Un compañero de secundaria insistió en llamarme por teléfono. Mi ansiedad ya estaba a tope, esto puede que no suene como la cosa más extraña pero para alguien con mi neurosis, esto es pura adrenalina. No esa adrenalina que te hace lanzarte de paracaídas sino de esa que te hace querer huir de una situación de peligro donde sabes muy bien que serás la última en saltar la valla de púas, pero aún así algo más fuerte que tu sí te hace querer intentarlo solo para que aparezcan las palabras: GAME OVER. Sé que conocen de lo que les hablo. 
La realidad es que él y yo, no fuimos tan apegados en la escuela y ahora solo interactuamos por Facebook. Así que cuando me pidió hablar pensé que querría algún consejo legal, ya que actualmente soy estudiante de Derecho (aunque no lo parezca). Ya tenía mi discurso preparado de cómo no podía ayudarle ya que sería algo muy irresponsable de mi parte, pero como sí le podía recomendar a un abogado etc. Obviamente le mentí acerca de tener mi celular dañado, porque seamos francos, ya en estos tiempos son muy pocas las personas que disfrutan una conversación telefónica, o al menos yo sí puedo asegurarles que no las disfruto en lo absoluto (recuerden eso de la ansiedad), así que en un intercambio por chat me confesó como aún sentía remordimientos por los años en los cuales básicamente me odiaba y se burlaba de mí. 

Procesé aquello por un segundo y me sentí muy agradecida de que fue por escrito ya que nos ahorró el increíblemente incómodo silencio —el cual con mucha probabilidad pudo ser interrumpido por mi risa, al no creer lo que acababa de pasar—que su decisión de expiar culpas (a estas alturas) hubiese causado en persona, en teléfono o por facetime. Le dije que no pasaba nada, que estaba más que olvidado. No porque tenga síndrome de Madre Teresa de Calcuta, sino porque acá entre nos, sí estaba olvidado. La verdad ni sabía de la existencia de sus “malos tratos”. Siempre me había caído bien y de mi parte no había problemas… Creo que ver de pequeña a John Travolta viviendo en una burbuja para evitar morir a causa de los gérmenes en el ambiente me sirvió para crear la mía propia, lo único que en vez de gérmenes ignoraba el ostracismo de mis compañeros de clase hacia mí. ¡Gracias Hollywood! 

Su gesto algo extraño y muy un poco a destiempo, me hizo pensar en mi época de Betty la fea, por usar gafas, braces y sacar buena notas. Los nerds son el futuro, sufrimos pero al final valdrá la pena, o al menos eso les pasa a los nerds que abandonan sus estudios de una Ivy League. Sigo esperando mi momento à la Priscilla Chan, nada como vivir eclipsada por la sombra de tu novio billonario. 

Lo que quiero decir con todo esto es que, como toda buena película de los ochenta, en mis inicios fui una chica uncool, la diferencia es que ahora ya no me importa serlo y tengo una linda dentadura (aunque mi estrés insista en arruinarla). 

Nos leemos en un tris,
Dori

martes, 24 de mayo de 2016

50 pensamientos que tuve al ver GoT (por primera vez)

El domingo pasado vi por primera vez un episodio de Game of ThronesShocking! Lo sé. Yo, que hablo de como pertenezco a ese pequeño porciento de personas de este planeta que aún no se han dejado seducir por los dragones y castillos de HBO. No crean que lo hice por gusto, fue más bien que no tenía opción ya que esperaba para ver mi amada Veep, después en ese canal y mi madre es fan de GoT y básicamente me acorraló para verlo. ¡Una cosa llevó a la otra! Ok?!

No sé si fue coincidencia o no que justo tuviera que ver uno de los episodios más comentados. Hold the Door ha trastocado (y trastornado) a muchos pero aquí recopilo todo lo que pasó por mi mente al ver por primera vez GoT. Momento histórico y espero que único. Sorry, no me atrapó. Tengan en cuenta que mi conocimiento sobre la teleserie es tan extenso como mi conocimiento sobre chino mandarín, o sea muy, muy, muy poco casi inexistente. Solo sé lo que comparten en Face so…

NO LEAN SI NO QUIEREN SPOILERS. Sin más preámbulos, comienzo.

1. ¿Por qué me sé la canción? Mierda, ¿por qué la estoy tarareando?
2. Es súper pegajosa.
3. Esto me recuerda a LOTR.
4. Todo se ve azul.
5. Ah… ¿Esa es la de los dragones?
6. No, Dorimar.
7. Muchacha, no estás en Mortal Kombat  y te están dando senda pela. STAHP.
8. ¿Esa es la de los dragones? Porque si es ella esa peluca está bien ratchet.
9. Diantre, ese tipo tiene la piel BIEN reseca. Aveeno contigo RUSH.
10. Ahhhh, está enfermo. ¿VA A MORIR? Damn son, you’re fucked.
11. Dafuq? Ya salió el primer pipí. ¿Porqué esa toma fue tan cerca?
12. Que bueno que esto no es 3-D.
13. Dude, you got herpes.
14. TITS. Ok, hay un balance de genitalia expuesta.
15. La capa de ese tipo está on point.
16. Yo me pondría eso.
17. ¿Eso es un hombre o una mujer?
18. Hombre.
19. ¡Mujer!
20. Mira al que revivieron. No es tan alto. Meh.
21. Ese barbas rojas quiere con tipa en armadura. Tensión sexual.
22. Ok, el enano es sexy.
23. ¿Tengo un fetiche? Pero en serio, me parece kinda hot.
24. ¿Quién es esa? No, sé pero es súper guapa.
25. Ay, nene que bitch eres con la muchacha guapa.
26. Oh, cortaron tu pene y lo tiraron como longaniza vieja. Ya entiendo su actitud. Dito. Eres un eunuco.
27. El chamaco está loco… Su reacción natural ante un ejército de zombies es ir directamente hacia ellos. Bravo. Anormal.
28. Se me parecen a la tripulación de Davy Jones en Piratas del Caribe.
29. No sé quién es esa cosa pero me recuerda a uno de Star Wars.
30. Ups, parece que te jodiste el de Star Wars te va a matar.
31. ¿Qué está pasando?
32. Esas tipas son mitad árboles, como… ¿ninfas?
33. Me recuerdan a Charmed.
34. Uh, ¿eso son bolas de fuego?
35. Me recuerdan a Dragon Ball Z.
36. Dorimar, tu ni veías DBZ.
37. ¡Lobito! CUTE.
38. NOOOOO, LOBITO. #RIP #LLAMENAPETA
39. En serio ese chamaco es un fastidio, ¡¿por qué no se levanta y coopera?!
40. Ah, es parapléjico. Well, now I feel like shit.
41. La que lo arrastra se parece a Anne Franke.
42. El gordito se ve buena gente, pero su amigo el parapléjico no.
43. ¿Qué está pasando?
44. Que embuste que solo él sostenga la puerta y no la hayan derribado todavía.
45. OMG deja de repetir HOLD THE DOOR y solo hazlo, geeeeeez.
46. ¿Qué está pasando?
47. La muerte del viejo que estaba en trance junto al parapléjico me recordó a la muerte de         Voldemort.
48. ¿Se murió el gordito?
49. OMG… ¿más muertes?
50. Yup. Se murió y no de un paro cardíaco. Innovador.

Y ahí lo tienen. Solo puedo decir que fue una montaña rusa de emociones.

Nos leemos en un tris,
Dori

lunes, 23 de mayo de 2016

Cariño, no es tu culpa

Gawd.  Si hay algo que pido en esta etapa de mi vida es: constancia. ¡Constancia aunque sea con una sola cosita como este blog mediocre! En fin, ¿cómo están? ¿Cómo les trata la vida? Ah, ¿qué cómo estoy yo? Bueno yo ando  bombis. Me dio culebrilla, lo que ha sido un duro golpe más que para mi salud para mi ego ya que soy una vanidosa de mierda y me atacó justo en la cara, pero aparte de eso estoy bien. ¡Y sí, la culebrilla les puede dar a los niños y jóvenes! Ya paren con que no es posible, aunque sospecho que mi personalidad de anciana de ochenta ya se está transmutando en dolencias físicas palpables. Anyway, tengo mucho tiempo en mis manos ahora, lo que realmente significa que estoy ignorando una pila de responsabilidades y prioridades para escribir esto, porque ya saben… I’m a shitty 20 something, you guys! 

Así que dejando un poco mi lloripari de lado, hoy vengo con un tema con el que creo una que otra chica podrá identificarse. Verán, en mi  Face  tengo muchas nenas, y les llamo nenas de cariño porque en mi mente somos  besties  en este instante así que solo sígueme, retomando, nenas que son puros dieces. Lo que se traduce a mujeres preparadas, inteligentes, trabajadoras, con un sentido del humor decente (evaluando por su elección de memes y status) y atractivas, no solo por sus  selfies. A veces las veo dándole  share a esos artículos de Thought Catalog  (me sorprende que haya quienes aún leen ese sitio, así como me sorprendería que alguien me leyese ahora lol) o de  Artparasites, que tratan en general sobre como es más sencillo encontrar un vello púbico cubierto en oro, valorado en $15,000 (no sé cuánto valdría porque no soy Mr. Cash, okey?) en tu orden de  chicken  McNuggets  que una relación seria, sana y normal dentro de la cultura del  Hookup  de hoy día. Las chicas aun quieren romance, quieren la estabilidad y quieren a alguien que más allá de un “Hey, ¿estás despierta?” a las 2:00 a.m. por  Güasap, ponga algo de esfuerzo. Like, esfuerzo de verdad, ya know?

La cínica en mí desde hace mucho ha dicho “meh, mejor paso” en esos menesteres del  amors  porque francamente creo que enamorarse a los veinte y tantos actualmente, debido a como gira el mundo y eso, es una odisea de la cual se obtiene muy poco a cambio de demasiado trabajo y mala retribución. O puede que no me enchule porque soy una gélida mujer acuariana. Ahora bien, no culpo a las muchachas que, coño, ¡quieren enamorarse! No. No quieren a un   fuckboy con promesas de “eres la única chica con la que hablo/salgo”, si no a un tipo que tal vez en mundo paralelo pueda acompañarla a compartir acción de gracias y ser la respuesta (mejor dicho el tapaboca) a la clásica preguntita: “¿tan linda y aún sin novio?” Que siempre te hacen tus tíos, tus primos, los vecinos, tú mientras te duchas y lloras escuchando a Adele etc. 

Ahora pasemos al siguiente escenario: ¡Llega un prospecto!  Todo va viento en popa hasta que ya pasado ese tiempo arbitrario en el cual puedes ir bajándole a la personalidad de enganche de date y la infatuación cede un poquito para que tantees más allá de que es  cute  y sabe besar. Comienzan a tocar temas sustanciales como política, desigualdad, feminismo, medioambiente, arte, música etc. Algo más específico como que sé yo, la futilidad y el absurdismo de la vida según Camus, por ejemplo, why not?  Dice un chiste pero no te ríes, porque no le encuentras la gracia y procedes a abrir tu boca para dar tu aportación, ensimismada en lo que hasta ese momento creías era una interesante y amena plática pero notas que la vibra cambia y que el chico  cute  permanece en silencio, dándote la oportunidad a que rectifiques tu error y te rías de su estúpido chiste. No lo haces, no por cuestión de orgullo sino porque sencillamente no tienes porqué y mientras tomas un sorbo de tu café frío te espeta el: Bitch

Intentas no entornar los ojos y te haces la sueca con un “¿disculpa?”, él sabe por el tono que está en problemas y que ahora si te dio un motivo para ser una verdadera  Bitch porque su comentario fue el de un reverendo imbécil. El prospecto deja de serlo y tu vuelves a llenarte la boca de ensalada de papas cuando la tía Silvia te pregunta por el novio en el próximo acción de gracias.

Obviamente esa fue una situación hipotética, pfft… Pero apuesto a que a muchos de estos mujerones que tienen todo para ofrecer han atravesado eventos similares. No entiendo porqué cuando una mujer no teme expresar su punto de vista, tener una fuerte opinión acerca de algún tema o estar apasionada por algo es tildada de  Bitch. Lo mismo pasa cuando es honesta y no se ríe del chiste o no pide disculpas por no coincidir. Sé que hay muchas campañas de  Dove  sobre estas cosas, pero es que ¡no debería ser así!

El decir lo que siento no me hace una loca emocional, el enfadarme no es inherente a tener la regla, el que esté en desacuerdo contigo ni el que sea honesta no me hace una  Bitch. Las mujeres también tienen derecho a estar de malhumor, a no andar con una sonrisa petrificada en el rostro y a decidir si lo que su prospecto dice le provoca gracia o no.  YEEEZUS. 

Guapa, sé que lo sabes como también sé que a veces es fácil olvidarlo pero yo te lo recuerdo hoy: no es tu culpa cariño. Al demonio el arquetipo que esta cultura del Hookup y el Dating Game han creado sobre lo que tiene que ser y hacer una mujer para ser “deseada” y “amada” y que Gillian Flynn supo plasmar a la perfección en su bestseller Gone Girl (sí, cito a Gone Girl cause I’m such a FUCKING CRAZYYY EYES BITCH! ). Esto es lo que se conoce como el mito de “la chica cool”: 

“Men always say that as the defining compliment, don’t they? She’s a cool girl. Being the Cool Girl means I am a hot, brilliant, funny woman who adores football, poker, dirty jokes, and burping, who plays video games, drinks cheap beer, loves threesomes and anal sex, and jams hot dogs and hamburgers into her mouth like she’s hosting the world’s biggest culinary gang bang while somehow maintaining a size 2, because Cool Girls are above all hot. Hot and understanding. Cool Girls never get angry; they only smile in a chagrined, loving manner and let their men do whatever they want. Go ahead, shit on me, I don’t mind, I’m the Cool Girl.

Men actually think this girl exists. Maybe they’re fooled because so many women are willing to pretend to be this girl. For a long time Cool Girl offended me. I used to see men – friends, coworkers, strangers – giddy over these awful pretender women, and I’d want to sit these men down and calmly say: You are not dating a woman, you are dating a woman who has watched too many movies written by socially awkward men who’d like to believe that this kind of woman exists and might kiss them. I’d want to grab the poor guy by his lapels or messenger bag and say: The bitch doesn’t really love chili dogs that much – no one loves chili dogs that much! And the Cool Girls are even more pathetic: They’re not even pretending to be the woman they want to be, they’re pretending to be the woman a man wants them to be. Oh, and if you’re not a Cool Girl, I beg you not to believe that your man doesn’t want the Cool Girl. It may be a slightly different version – maybe he’s a vegetarian, so Cool Girl loves seitan and is great with dogs; or maybe he’s a hipster artist, so Cool Girl is a tattooed, bespectacled nerd who loves comics. There are variations to the window dressing, but believe me, he wants Cool Girl, who is basically the girl who likes every fucking thing he likes and doesn’t ever complain. (How do you know you’re not Cool Girl? Because he says things like: “I like strong women.” If he says that to you, he will at some point fuck someone else. Because “I like strong women” is code for “I hate strong women.”)”
 Gillian FlynnGone Girl

No me malinterpreten, mi reacción a la película fue  HOLY SHIT, esta tipa está loca pal ca…. Pero es que soy altamente influenciable cuando veo a personas nadando en su propia sangre, pero no negaré que mientras Amy manejaba y el viento golpeaba su cara y escuchaba ese soliloquio sobre todo lo que conlleva ser la chica  cool  no podía hacer otra cosa más que asentar con la cabeza y decir Guuuurl,  preach!  Porque cada palabra está cargada de razón. 

Nena, siéntate a mi lado, hablemos un momento. Sabes que vales oro (mucho, mucho más que el vello púbico del que hablé, tanto que es inmensurable) así que si un pelele te llama  Bitch  solo porque más que un bello cuerpo y lindo rostro tienes una increíble mente llena de ideas, dudas, respuestas, anhelos y no te asusta el demostrarlo sigue mi consejo y respóndele con una sonrisa. Una sonrisa acompañada por un “te puedes ir al carajo”. Solo hazlo, de todos modos luego de llamarte  Bitch, te llamarán  Psycho.

Nos leemos en un tris, 
Dori 
Con la tecnología de Blogger.

Follow

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Translate

 

La Bella Vita di Dori Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger