viernes, 20 de julio de 2012

Mi mejor amiga increíblemente... es mi madre



Fue ya iniciando la intermedia en el colegio que pude ir captando que la relación madre e hija de la cual gozaba no era la usual  (¿les mencioné lo despistada que soy?). A cierta edad, generalizando unos trece (en mi época, porque ahora los niños alcanzan a ser escalofriantemente precoces) quizás, la pubertad empieza a hacer de nosotros un ocho. Convirtiéndonos oficialmente en pre-adolescentes. Etapa agridulce donde pasamos a ser una maraña de emociones mixtas y cuerpos asimétricos, incipientes en el departamento de vellos, granos, y hormonas descontroladas. Junto con este capítulo del crecimiento entran los aires de “grande” consecuentemente el demostrar lo independiente y autosuficiente que podemos llegar a ser. Por lo que mientras menos participación de “ma y pa” en nuestras vidas en ese momento, era semejanza a independencia. Equivalente a la consagración como seres cada vez más cercanos a-ingenuamente cegados por la ignorancia- la espléndida y súper envidiable “adultez”.

El problema era que pasábamos por alto que a mayores libertades, mayores responsabilidades. Por lo que: “meter-la-pata-hasta-el-fondo-del-que-te-asusta-el-no-poderla-sacar” era lógico y completamente comprensible (aunque eso no significaba un indulto a la falta).

Lograba convertirse en algo devastador en ocasiones ver como compañeros de aula y amigos estaban en el tejemaneje de “estoy frito, cuando mi madre se enteré verán mi nombre en los obituarios al otro día” por hacer lo “indebido” según las normas de la casa.  Buscando frenéticamente como escabullirse de la situación con un “milagroso” plan B. Mientras yo solo iba al grano y antes de que mi madre me sacara las verdades con esa mirada inquisidora suya, yo soltaba la sopa por el “cargo de conciencia”, siendo ella quien me pidiera el callarme al no aguantar verme vuelta un barullo de mocos y llanto.

El “cargo de conciencia” no se debía como resultado a temor por el castigo (eso solo era una pequeña parte) sino más bien al no poder reciprocarle la relación abierta entre las dos (muchos piensan que demasiado abierta). Una donde nunca ha existido la necesidad de secretos. El mentirle siendo una versión falsa de mi persona para su tranquilidad y paz mental no es para nada nuestro modus operandi. ¡Sino todo lo contrario! Tanto así que algunos que saben nuestro trato han de calificarlo como “encantadoramente inquietante”, por ser políticamente correctos y no decir: extraño. Con ella no hay “temas personales”,  y en los intervalos comerciales de las repeticiones de Bones le platico de “los-asunto-que-no-debes-contarle-a-tu-madre”. Desde las cosas “privadas”, “románticas” e “ilegales” (ok, en lo de “ilegales” exageré un poco). Sin necesidad de alcohol o drogas (total, ninguna disfruta de esas cosas de todos modos).

A ciencia cierta hasta el sol de hoy desconozco la receta de nuestra relación tan unida y desinhibida. Yo se la atribuyo a su personalidad tan jovial (vergonzosamente para mí que soy la veinteañera mucho más que la mía estresada, basta preguntarle a mis contemporáneos) y ese ángel que tiene en lograr ganarse tu confianza. Ella a que somos tan buen equipo como las chicas súper poderosas. También puede y nazca de la honestidad (a veces brutal) que rige nuestra forma de actuar. ¡O que es el la personificación de la perfección hecha madre!

Sea lo que sea doy infinitas gracias a la suerte que me ha tocado y a la “ma” que Dios ha puesto en mi vida. Que celebra mis triunfos y me consuela en las derrotas. Una que me cuida, ama y si tiene que hacerlo, expresa con plena sinceridad: “Hija ese vestido luce atroz en ti. Busquemos otro.” Aquella que más que una madre es mi leal cómplice y confidente, la definición ideal de una mejor amiga.

Nos leemos en un tris,
Dori dori

4 comentarios:

Ayshananda dijo...

Tú y yo como que somos más que parecidas xD. Al igual que tú, mi madre y yo somos las mejores amigas, y entre nosotras no hay secretos (Al menos no de mi parte). La relación que llevo con ella es totalmente abierta, además, ella tiene esa ''personalidad jovial'' que tantos desearían en su madre. Nunca me ha avergonzado decir que ella es ''mi mejor amiga'' (obviamente tengo unas grandes amigas, pero mi madre es la mejor). Ella es simplemente grandiosa y no me veo con otra madre. Claro, que si tuviera otra, seguramente estaría agradecida, pero tengo mucha suerte que me haya tocado ella. Desde muy pequeña le he presumido a todos la maravillosa madre que tengo y, ¿por qué no hacerlo? Ellas nos brindan el apoyo y el amor que no muchos harán. Además, esa personalidad de artista me encanta. A veces yo parezco la señora Jajaja. A veces soy un poco obstinada y ella no, ella es todo sonrisas. Y me hace reír como nadie, a cada rato y todos los días. Pareciera una comediante más que mi madre.

Yo nací con un tumor y eso me ocasionó miles de horas, días, meses, y años en un hospital (Gracias a Dios y a ella, ahora soy más sana y fuerte que nadie) y ella tuvo que abandonar su trabajo para estar a tiempo completo conmigo. Y para que veas, los médicos, hace 4 años, me dijeron ''Dale las gracias a tu madre porque eres el 2% de ese 80% que no se salva de algo como esto. Y si no fuera por ella, no estarías aquí hoy''. Así, que puedo decir. Sí, ella es mi mejor amiga y no la cambio por nadie.

;)

Dori Dori dijo...

Vaya pero que historia tan conmovedora! Me has sacado lágrimas!!! Gracias por compartirla!!! Siento que podemos llegar a ser muy buenas amigas, compartimos la dicha de tener madres adorables y más relajadas que nosotras, jajaja!!! Una vez más gracias por tan lindas vivencias y que alegría saber que eres ese 2% de ese 80%!! Muchas bendiciones para ambas y un súper-mega abrazote!!! <3

Sthep Stronger dijo...

¡Oh, vamos! XD tengo trece años y no creo ser como me estás pintando. :)
Me alegro que tengas tan buena relación con tu mamá. La mía con mi mamá es buena. No es la mejor pero tampoco la peor.
Saludos!

Dori Dori dijo...

Jajaja, bueno siempre hay sus excepciones gracias al cielo! Jajaja, gracias por leerme y comentar linda! Un saludo!!!

Publicar un comentario

¿Te gustó? ¿Lo odiaste? ¡No importa! De todas formas quiero saber tu opinión, así que no dudes en comentar, siempre y cuando sea con respeto. ¡Gracias por leerme!

Con la tecnología de Blogger.

Follow

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Translate

 

La Bella Vita di Dori Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger