jueves, 19 de julio de 2012

"¡Libertad, igualdad, fraternidad, pizza!”



Estoy segura (quiero pensarlo) que la mayoría de ustedes al leer el título de esta entrada notaron de inmediato que algo anda mal. Calma, no es un eufemismo al lema de la Revolución francesa (no me envíen a la guillotina), sino mi propio giro al mismo. Porque sencillamente, quiero incitar a una revolución (casi nada, ¿verdad?). Descuiden la lucha no involucra armas blancas, ni de fuego, ni biológicas, ni químicas, ni terroristas, ni… lo lamento, ya comprenden el mensaje. Es muy a lo “Gandhi” porque soy partidaria de la quimera denominada paz. Permítanme, hoy abordo un tema sensible, sobre todo para el género femenino, no es el síndrome premenstrual (tranquilos), sino el comer. Una acción que de primera intención nos parece de lo más corriente. -“A Dorimar se le acabaron las ideas, o se le zafó el último tornillo.”- No, este tema viene abordando mi mente desde hace ya varios días.  Más específicamente desde que la noticia de que una página web pro-ana arremetía sin piedad contra una modelo (Kate Upton) por parecerles gorda, abarrotó el ciberespacio. Mi naturaleza escéptica me hizo buscarle rostro y cuerpo al nombre, y cuando lo vi fue un tremendo: “¡RAYOS! ¡Si esta chica es ‘gorda como vaca’, eso me vuelve a mí una ‘gorda como hipopótamo’!” Por demás absurdo.


Estamos fastidiadas por cualquier lugar que se mire, disculpen la dosis de pesimismo. Somos la generación “dietética”. Y lo triste es que con esa palabra apunto a la mentalidad que cada vez se propaga con mayor empuje en no comer lo que me apetece, más horrible, lo que realmente con todo mi corazón (estómago incluido) me gusta. ¿Por qué? Porque conllevaría al nefasto destino de no ser una talla negativo siete. El trastorno obsesivo-compulsivo  del contar las calorías ha vuelto uno de los placeres esenciales del buen vivir, una verdadera odisea. “¡¿Qué este taco tiene 571 calorías?!” “¡No me lo tragaré puede matarme!” De hecho sí, puede ser mortal. ¡Si ingieres veintisiete tacos al día, por el resto de tu futura corta existencia!

Mi punto es que es ¡RIDÍCULO hasta el borde de querer halarme los pelos! El que uno deba cohibirse el comer por no llenar las expectativas físicas según Cosmopolitan, debería ser en contra de las leyes del hombre tanto como las divinas. ¡Pecado! Se nos enseña a que es imperativo saber restringirse. Es fundamental ser envidiadas por nuestros cuerpazos. A consumir esto y prohibirse lo otro. “¡Hoy solo he comido un cubo de queso! ¡Voy por buen camino! ¡Yay!”  Que los carbohidratos son nuestros peores enemigos y que la lechuga es el único grupo alimentario permitido en la pirámide nutricional. Ante esto digo: ¡A la merdé (por lo de seguir con la temática del francés)!

Que conste, mi propósito no es el alabar un estilo de vida poco saludable. No pretendo sonar irresponsable e insinuar que comamos frito cada vez que se nos antoje (aunque no niego que sería delicioso porque todo lo frito y con queso saber mejor según mi padre). Es a sencillamente evadir los extremos. A comer chocolates con el mismo gozo que nuestros vegetales. A tomarte un frappuccino  con crema batida en el tope sin llorar que luego este se irá justo a nuestro derrière . ¡A no arrepentirte por mimarte de vez en mes con una que otra galleta! Y por último a hacer ejercicio no porque te veas con cinco libras de más las 24 horas los 7 días a la semana, los 365 días del año. Sino porque te nace, te brinda alegría y genuinamente te hace sentir bien por dentro y por fuera.

Simplemente no veo lo complicado y mucho menos el tabú en admitir que ¡nos gusta comer! ¡Y con comer, hablo de todo (en mi caso no mucho los mariscos siendo franca…)! ¡Quiero una revolución! Una que celebre a viva voz la comida y las chicas que se la viven. ¡Las que cierran los ojos al coger un bocado porque les parece increíble tan exquisito sabor! ¡Las que gimen como si de un orgasmo se tratara al sentir el derretir de un caramelo en el cielo de la boca! ¡Esas que abrazan sus cuerpos delgados, voluptuosos, pequeños, grandes, fibrosos, musculosos, con cariño e infinito amor, porque se aceptan tal y como son! ¡Las que no van a la cama con hambre por verse esbeltas a la mañana siguiente!

Y sin duda alguna, las que no le temerían a gritar fuertemente:

 ¡Libertad, igualdad, fraternidad, pizza!”


Nos leemos en un tris,
Dori dori



6 comentarios:

Ayshananda dijo...

Excelente entrada. De verdad que me encanta. Te diré, yo tengo problemas hormonales por lo que engordo con mucha facilidad así no coma. Claro, soy delgada porque le pongo empeño, pero no me refiero a que dejo de comer. NO. Mi única dieta es comer de todo (no en cantidades exageradas). Mi nutricionista me recomendó esto. Lo que pasa es que tenemos que saber comer, sin omitir ningún tipo de comidas pero sin comer en exceso y todos los días (frituras y todo tipo de comidas chatarras). Yo no me privo de nada, simplemente no como cantidades extravagantes. Un frappuccino, sí, pero no todos los días. Una pizza, sí, pero una vez al mes. Dulces, sí, pero con precaución, no sea que me convierta también en diabetica. Eso sí, mis verduras y vegetales (que debo decir que no es ningún sacrificio porque es lo que más me encanta), además de carbohidratos, a los que no hay que tenerles miedo porque es necesario para nuestro cuerpo. Le agradezco a mi madre que me enseñó a comer de todo y sano (o sea, que en momentos extremos no paso hambre xD). Hago mis ejercicios para no engordar por mi problema hormonal. Y claro que hay que hacer ejercicios pero no para adelgazar, sino para mantenerte sano y fuerte, además de fortalecer tu corazón.

Sin ánimos de ofender, la gente que no come para adelgazar es completamente ignorante, porque si no lo fueran, sabrían que dejar de comer engorda más que comer. Pero todo esto es culpa de la sociedad que crea un prototipo de mujer y de hombre y termina haciéndole daño a una gran cantidad de jóvenes, porque sí, los hombres también sufren de trastornos alimenticios, no sólo las mujeres.

En fin, ya te hice una carta aquí Jajajaja. Muy buena entrada de verdad.

Y... “¡Libertad, igualdad, fraternidad, pizza!”

Un beso y saludos desde Corazón de Papel ;)

Dori Dori dijo...

Muchas gracias por leerme y por tan excelente comentario!!! Gracias por compartir tu historia, se aprende mucho!!! Estoy 150% de acuerdo con TODO lo que dijiste!!! Es en verdad un placer compartir con gente que aporta cosas buenas y cree en una vida de balance!!! Un abrazo enorme!!!

Twins dijo...

Nos ha gustado mucho tu entrada.
La verdad es que no sabemos cómo hay gente que se priva de comer algunas veces para conseguir una figura. Si eso es lo que se quiere se tendría que seguir por lo menos una dieta. Aunque nosotras hemos de decir que siempre comemos lo que nos apetece, lo bueno es que nos mantenemos por mucho que comamos. Aunque desde siempre nos han llamado mal comedoras, así que no te creas que comemos mucho xD Comemos más de lo que nos gusta jaja.
¡Saludos! :D

Dori Dori dijo...

Muchas gracias por leerme!!! Esto es un pequeño intento de celebrar el comer olvidando los prototipos que la sociedad nos "obliga" a seguir! Saludos igualmente! :))

LaEmperatriz dijo...

Me ha encantado tu entrada! Tienes toda la razón! Comer es lo mejor del mundo, ¿por qué deberíamos dejar de hacerlo? ¿Por unos estúpidos estereotipos? Puff, yo sinceramente tengo la suerte de tener una complexión delgada pero no me privo de nada y evidentemente tomo mis gramos de más. Pero no me importa! Como lo que se me antoja con mucho gusto (casi orgásmico en algunos casos, como bien dices) y hago ejercicio por puro placer de sentirme bien mientras lo hago, de verme bonita y ágil. No me mato en el gimnasio, ni me voy a la cama con hambre (ni a la cama ni a la mesa, ni en todo el día me quedo con hambre jaja). Reconozco que no soy de comer pizzas ni hamburguesas porque no me gusta el queso (matádme!) pero si que me encantan los fritos y las golosinas *o*

En fin, que me paso por aquí gracias a tu comentario en mi Blog y me llevo una grata sorpresa al encontrarme aquí. Bonito blog tienes, con cosas muy interesantes y bien narradas ^^ Te pongo en seguimiento y nos leemos más a menudo!

Un saludo,
~El Club de las Sebaduras~

Dori Dori dijo...

LaEmperatriz muchas gracias!!! Aunque no sé cómo a alguien no le puede gustar el queso jajaja, tu comentario me ha parecido fenomenal! Qué alegría saber que te ha parecido bonito el blog, gracias por leerlo y por seguirlo!

Un fuerte anbrazo!!! :)

Publicar un comentario

¿Te gustó? ¿Lo odiaste? ¡No importa! De todas formas quiero saber tu opinión, así que no dudes en comentar, siempre y cuando sea con respeto. ¡Gracias por leerme!

Con la tecnología de Blogger.

Follow

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Translate

 

La Bella Vita di Dori Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger