martes, 24 de julio de 2012

A veces puedo jurar que no estaré en la lista…



Si algo me ha enseñado el extraordinario mundo del internet es que no estoy tan “loca” como imaginaba y que sí, para mi alivio, temor y sorpresa hay personas que atraviesan por situaciones y pensamientos (la mayoría del tiempo de corte estrafalario) que solo nos conducen a una sola conclusión: “Me iré al infierno por esto”. Hay veces en que la chica católica que habita en mí, reaparece nostálgica dándome un par de bofetadas (figurativamente hablando por supuesto) logrando hacerme sentir miserable por mi comportamiento un tanto, digamos, “reprochable”. Ante situaciones en donde hacer lo “políticamente correcto” dicta la norma. No obstante es inevitable frenar que piense, sienta o en el peor de los escenarios actúe de la forma menos adecuada.

Recuerdo que mi hermano menor favorito (el único que tengo), solía decir cuando era un pequeño y cometía sus travesuras, que no era culpa suya sino de su “mente”. Que su “mente” no le hacía caso y por eso se metía en problemas. La primera vez que mi madre, y debo admitir que yo igual, le oímos aquello nos quedamos algo perturbadas. ¡Por favor que un niño de tres o cuatro años te salga con semejante cosa es de preocuparse! Me caló tan hondo como el chiquillo de “El sexto sentido” al susurrar esa frase tan icónica: “Veo gente muerta”. Luego de recapacitar comprendí  que su argumento no era tan descabellado después de todo. Una vez creciendo he podido comprobar que he sido víctima testigo de cómo la mente puede delatarte, revelando lo que “subconscientemente” o no tan subconsciente sino más bien real, a veces verdaderamente piensas, quieres o eres. 

Sin embargo con esta entrada no pretendo inmiscuirme en las áreas más recónditas y  guardadas del cerebro, menos los misterios de nuestra mente, (no tengo un doctorado en psicología, psiquiatría ni nada que se le acerque, ¡que apenas comienzo el tercer año de universidad!), sino más bien compartirle un tema en especial que me hace sentir con un pie adentro del foso de las tinieblas, mientras me saluda contento el mismísimo Hitler (no sé si han notado mi tendencia a exagerar un poco en mis escritos) al ver que somos compañeros de castigo. Hablemos sobre “dinámicas positivas grupales”.  

Ayer mientras mi chico nos relataba su experiencia en el viaje y las actividades que realizó en el mismo no pude evitar poner los ojos en blanco  más de una vez al escuchar la palabra “dinámicas”. Ni hizo falta el que detallara mucho, cuando ya en mi interior agradecía el no haber estado en su lugar. Cosa que en el fondo me hace sentir como una bruja pero al mismo tiempo sencillamente: ¡no puedo evitar! Una tortura tener que verme en la obligación de participar en actividades que consistan de personas desconocidas que saltan, gritan, se abrazan y lloran sin razón lógica aparente. ¡Me da MIEDO! ¡Puedo jurar que entro en pánico! Y mi primera opción es practicarme un Harakiri.
Lo triste, es que él sonaba tan emocionado, mostrándose con un brillo algo espeluznante en sus ojos, y yo angustiada. Porque de verdad quería decirle lo feliz que me hacía el que lo hubiese disfrutado tanto, pero lo único que rondaba mi cabeza era: ¡Lo han vuelto parte de una SECTA!!! Una donde le hicieron colocarse una venda en los ojos y caminar un sendero de soga hasta chocar contra un árbol (no miento). Donde lo pusieron a gritar como maniático ¡YEEEEEESSSSS!!! (Eso me dio risa e inevitablemente lo relacioné con esto). Porque no sé qué logra en su formación como ser humano. ¡Un sinnúmero de cosas escalofriantes!

No es por dar una apariencia de odiosa nivel Doctor House,  pero siempre he intentado escabullirme de cualquier “dinámica grupal”. Me ponen los pelos de punta aparte que siento que es la manera “amigable” de tildarme de incapacitada social. Presentarse y decir el nombre no debe ser tan complicado como para recurrir a un “vamos-a-romper-el-hielo-haciendo-el-ridículo.” Yo soy de la “vieja escuela” que cree que las relaciones personales deben darse naturalmente no de manera forzosa como tumbándote a un extraño para que te atrape, quien por “estar en Babia” te dejó caer al piso. ¡Auch!

Espero que mi entrada al paraíso no incluya “dinámicas grupales” porque me temo entonces que no estaré en la lista.

Nos leemos en un tris,
Dori dori

17 comentarios:

Ana Ramírez dijo...

LOL
No sé que decir...

Besos

Ady Cantero dijo...

Ahhh como odia las dinámicas grupales! Y más las que consisten en correr! Nunca participo jaja.

Ady Cantero dijo...

Odio* no odia lol

Dori Dori dijo...

-AnaRamírez eso es bueno o malo? Besos para ti también!!!

-Uy Ady tras de la dinámica que sea corriendo?! Ni pensarlo!!! :D

Ady Cantero dijo...

Jajaja horroroso pues! Y mucho peor cuando no conoces a nadie!

Dori Dori dijo...

Exacto, total en la dinámica todos se quieren y entienden luego si te veo no me acuerdo jajajaja!!!

Ady Cantero dijo...

Exacto!!!! Jajajaja eso lo hacen mucho en la iglesia and I'm like....HELL NO! Jajajaja

Dori Dori dijo...

Te entiendo perfectamente, es una hipocresía que no tolero!!! AAHHH!!! LOL

Ady Cantero dijo...

There you go!! Jajajajajaja

Sthep Stronger dijo...

JAja, sí. Yo tampoco sé que decir. Aunque es bueno :)

Dori Dori dijo...

Por qué dices eso Sthep? Gracias por leerme linda, un saludo!!!

Sthep Stronger dijo...

Jaja, nada. Sólo que son el tipo de historias que sólo te hacen reír, pero no dices nada. Pero, creo que sí tengo algo que decir: A mí también me incomodan mucho las temáticas de grupo.
Es que no sé... Soy antisocial. No se me da bien relacionarme con las personas.

Saludos guapetona!

Graciela dijo...

Me encantas como relatas y relacionas muchas cosas, nos prende la imaginación;bueno en mi caso si.
A mi tampoco me gustan las dinámicas grupales, nunca he sido buena deportista, prefiero ser solitaria a veces claro, no siempre,a veces tengo necesidad de estar con mucha gente pero de las que quieres y no gente desconocida.
Te seguiré leyendo :).

Dori Dori dijo...

Ah comprendo jajaja, no te sientas sola porque como ves no eres la única! Un abrazo! :)

Dori Dori dijo...

Muchas gracias Graciela por leerme y por tan lindo comentario, comparto tu sentir aparte que soy pésima en los deportes también!!! Me alegra que te guste el blog! Un abrazo!!!

Armando Miranda dijo...

Super. La manera en que te expresas sincera y respetuosamente me atrae como lector. La manera en que trensas tus pensamientos me deja queriendo saber que diras o que pasara despues. Me encanta el blog XD. Exito amiga.

Dori Dori dijo...

Gracias Armando!!! Qué bueno que al fin me lees, un abrazo grande!!!

Publicar un comentario

¿Te gustó? ¿Lo odiaste? ¡No importa! De todas formas quiero saber tu opinión, así que no dudes en comentar, siempre y cuando sea con respeto. ¡Gracias por leerme!

Con la tecnología de Blogger.

Follow

Contact Us

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Translate

 

La Bella Vita di Dori Copyright © 2011 -- Template created by O Pregador -- Powered by Blogger